miércoles, 28 de julio de 2010

SHIN - Código moral del Judo: el respeto


El anciano maestro

  Hacía ya algún tiempo que un experto luchador se había instalado en un pequeño pueblo aislado, y comenzaba a sentirse a sus anchas ya que el miedo que inspiraba a los lugareños le permitía convertirse en el “señor” del lugar.

  Lo que más apreciaba por encima de todo, era ver que nadie osaba enfrentarse a él ni cruzarse en su camino. Pero llegó un día en que un anciano de larga y blanca barba no le cedió el paso y continuó su camino justo delante de él.

  Fiel a su terrible imagen, el experto artista marcial intentó empujar al viejo, pero su cuerpo se encontró con el vacío, ya que el anciano había esquivado el empujón con un hábil Tai-sabaki. Furioso, el luchador se abalanzó sobre el anciano y comenzó a golpearle; en medio de la pelea el anciano intentaba torpemente parar los golpes. Lo único que consiguió fue golpear levemente el cuerpo del luchador.

  Pero no era un contrincante digno para él y pronto el anciano rodó por el suelo. Satisfecho con la lección que acababa de dar al anciano, el agresivo luchador dejó allí el cuerpo inanimado del viejo que había osado resistírsele. Cuando el agresor se alejó, el anciano abrió un ojo y luego otro. Torpemente se levantó, se sacudió el polvo y continuó su camino tranquilamente.

  Los días fueron pasando y el luchador cada vez se sentía menos en forma, notando un gran malestar en su cuerpo que se tornaba cada vez más débil; tenía problemas de respiración y la cabeza le dolía frecuentemente. Un día sintió tales escalofríos acompañados de fiebre, que tuvo que quedarse en la cama ya que no tenía fuerzas para moverse y apenas podía hablar. Después de haber meditado largamente sobre la razón de su malestar y debilidad, sólo halló una explicación probable: el ligero golpe que le había dado el anciano, sin duda habría tocado algún punto vital (Kyusho), y su efecto se manifestaba ahora.

  Comprendiendo finalmente que el anciano le había dado una buena lección, el experto artista marcial advirtió cuán engañosas son las apariencias y cuánto había vivido hasta entonces en la ilusión de su fuerza. Embargado por un verdadero remordimiento, envió a buscar al viejo para pedirle perdón por su falta de respeto y para darle las gracias por haberle abierto los ojos.

  El anciano vivía en un pequeño Dojo cercano al pueblo, por lo que no tardó en llegar. El mismo anciano decidió curarle, impresionado por el sincero arrepentimiento que mostraba. Así, tras varias sesiones de masaje, acupuntura y un tratamiento de hierbas medicinales, el luchador pudo ponerse en pie y recuperó sus fuerzas; entonces suplicó humildemente al anciano que lo aceptara como su alumno, poseído por una verdadera necesidad de aprender.

  De esta manera se quedó junto al anciano maestro hasta que éste murió. Luego volvió al pueblo, pero ahora su presencia ya no inspiraba miedo, sino un apacible RESPETO.

lunes, 26 de julio de 2010

GI - Okuri-eri-jime: estrangulación deslizando solapas

  Okuri-eri-jime significa estrangulación deslizando las solapas y, junto con Sankaku-jime, es la estrangulación más utilizada actualmente en las competiciones dada su gran efectividad.

  Tori mete su mano por debajo de la axila de Uke y coge la solapa más lejana; a continuación, pasa su otra mano por encima del hombro y coge profundamente la solapa contraria ejerciendo presión con dicha mano sobre el cuello de Uke.

                                                     
 PUNTOS A CONSIDERAR

· Okuri-eri-jime es una combinación de Juji-jime y Hadaka-jime, es decir, se trata de presionar las arterias carótidas y a su vez la tráquea. La solapa de Uke y nuestra mano actúan como una soga que presiona alrededor de todo el cuello.

· Al tirar de la mano derecha, el codo de este lado no debe separarse del hombro del oponente; si esto sucede, Uke aprovechará para librarse empujándolo hacia arriba.

· Al estrangular el brazo que efectúa la acción preponderante debe estirarse, mientras que la otra mano debe tirar directamente hacia abajo.


viernes, 23 de julio de 2010

TAI - Zancadas o desplantes

   Los desplantes o zancadas son uno de los ejercicios más eficientes y completos para trabajar glúteos y cuadríceps cuando ejercitamos las piernas.

  La buena ejecución de las zancadas fortalecerá estos músculos tan importantes para la práctica del Judo y nos dotará de mayor fuerza y equilibrio en la ejecución de técnicas como por ejemplo Tai-otoshi o Seoi-otoshi.

  Los principiantes pueden iniciar la ejecución de este ejercicio sin peso para luego agregar dificultad al ejecutarlo con mancuernas o con barra, es efectivo tanto si se hace en un sitio fijo, como en máquina o con desplazamiento. Este ejercicio no es recomendable para quienes tienen problemas lumbares.

domingo, 18 de julio de 2010

SHIN - Código moral del Judo: sinceridad y honestidad


LA FLOR DE LA HONESTIDAD

Se cuenta que allá por el año 250 a.C., en la China antigua, un príncipe de la región norte del país iba a ser coronado emperador, pero de acuerdo con la ley, él debía casarse.

Sabiendo esto, él decidió hacer una competición entre las muchachas de la corte para ver quién sería digna de su propuesta. Al día siguiente, el príncipe anunció que recibiría en una celebración especial a todas las pretendientes y lanzaría un desafío.

Una anciana que servía en el palacio hacía muchos años, escuchó los comentarios sobre los preparativos. Sintió una leve tristeza porque sabía que su joven hija tenía un sentimiento profundo de amor por el príncipe. Al llegar a casa y contar los hechos a la joven, se asombró al saber que ella quería ir a la celebración y sin poder creerlo le preguntó:

- "¿Hija mía, que vas a hacer allá? Todas las muchachas más bellas y ricas de la corte estarán allí. Sácate esa idea insensata de la cabeza. Sé que debes estar sufriendo, pero no hagas que el sufrimiento se vuelva locura." Y la hija respondió:

- "No, querida madre, no estoy sufriendo y tampoco estoy loca. Yo sé que jamás seré escogida, pero es mi oportunidad de estar por lo menos por algunos momentos cerca del príncipe. Esto me hará feliz."

Por la noche la joven llegó al palacio. Allí estaban todas las muchachas más bellas, con las más bellas ropas, con las más bellas joyas y con las más determinadas intenciones. Entonces, finalmente, el príncipe anunció el desafío:

- "Daré a cada una de ustedes una semilla. Aquella que me traiga la flor más bella dentro de seis meses será escogida por mí, esposa y futura emperatriz de China."

La propuesta del príncipe seguía las tradiciones de aquel pueblo, que valoraba mucho la especialidad de cultivar algo, sean: costumbres, amistades, relaciones...

El tiempo pasó y la dulce joven, como no tenía mucha habilidad en las artes de la jardinería, cuidaba con mucha paciencia y ternura de su semilla, pues sabía que si la belleza de la flor surgía como su amor, no tendría que preocuparse del resultado. Pasaron tres meses y nada brotó. La joven intentó todos los métodos que conocía pero nada había nacido. Día tras día veía más lejos su sueño, pero su amor era más profundo.

Por fin, pasaron los seis meses y nada había brotado. Consciente de su esfuerzo y dedicación, la muchacha le comunicó a su madre que sin importar las circunstancias ella regresaría al palacio en la fecha y hora acordadas sólo para estar cerca del príncipe por unos momentos.

En la hora señalada estaba allí, con su vaso vacío. Todas las otras pretendientes tenían una flor, cada una más bella que la otra, de las más variadas formas y colores. Ella estaba admirada. Nunca había visto una escena tan bella.

Finalmente llegó el momento esperado y el príncipe observó a cada una de las pretendientes con mucho cuidado y atención. Después de pasar por todas, una a una, anunció su resultado. Aquella bella joven sería su futura esposa.

Todos los presentes tuvieron las más inesperadas reacciones. Nadie entendía por qué él había escogido justamente a aquella que no había cultivado nada.

Entonces, con calma el príncipe explicó:

- "Esta fue la única que cultivó la flor que la hizo digna de convertirse en emperatriz: LA FLOR DE LA HONESTIDAD. Todas las semillas que entregué eran estériles."


lunes, 12 de julio de 2010

GI - Atemi-waza: tsukkake

   Tsukkake (Tsuki-kake) significa golpe de puño directo y es una técnica de atemi que aparece en el Kime-no-Kata (Shinken-Shobu-no-Kata) en el grupo Idori (técnicas en posición sentada) y en Tachi-ai (técnicas en pie).

  Con la palabra Tsukkake nos referimos a todas aquellas acciones en las que se golpea con el puño en línea recta hacia un punto determinado tanto si los dedos de la mano se encuentran hacia arriba como si están hacia abajo.

 El momento oportuno para aplicar esta técnica es cuando se esquiva el ataque del oponente y los objetivos principales son la raíz de la nariz (Uto), bajo la nariz (Jinchu), el plexo solar (Suigetsu) y las costillas flotantes (Denko o Getsuei).


PUNTOS A CONSIDERAR

· El puño debe estar fuertemente apretado pues si está flojo se lesionará en el momento del impacto.

· El puño se mantendrá en prolongación del antebrazo sin formar ningún ángulo.

· El puño parte de la cadera a la mayor velocidad posible y en línea recta hacia el objetivo.

  

video

domingo, 4 de julio de 2010

TAI - Abdominales avanzados: double crunch

  Para todos aquellos que sienten que los tradicionales ejercicios no son suficientes, y una vez que pueden hacerlos con facilidad, tal vez sea el momento de probar algo más “avanzado”.

  El siguiente ejercicio es uno de los más completos que existen y hace trabajar realmente duro a los músculos abdominales, es un ejercicio avanzado. Hay que asegurarse de tener la musculatura lumbar bien entrenada antes de realizarlo.

  Imagine una línea vertical a partir de la pelvis. Contrayendo el abdomen, acercar los hombros y las rodillas a esa línea imaginaria. Es muy importante que la pelvis quede inmóvil durante la ejecución. Volver a la posición inicial lentamente.

  Una progresión lógica sería empezar con 2 o 3 series de 10-12 repeticiones y progresar hasta las 20-25 repeticiones por serie. Esa sería una buena rutina abdominal.