martes, 31 de agosto de 2010

TAI - Entrenamiento: uchikomi

  Con la palabra Uchikomi en Judo se hace referencia a las entradas o repeticiones que consisten en la repetición de las técnicas de Judo para conseguir interiorizarlas, como si se tratara de un movimiento natural y reflejo de nuestro cuerpo. Por eso es necesario repetirlas miles de veces, prestando atención a los detalles y a las correcciones del profesor.

  Se trata de uno de los métodos de entrenamiento más importantes en Judo. Es una tarea vital para adquirir la habilidad y técnica en los movimientos; en consecuencia, hay que hacer las entradas con gran rapidez cuidando la precisión, con lo que avanzaremos hacia la perfección.

  La repetición constante de las técnicas es muy importante en cualquier disciplina, si queremos que ésta sea usada espontáneamente; sin embargo existe el peligro de perfeccionar el error si no se hace correctamente. Por eso es de vital importancia que el profesor y el estudiante sigan el proceso muy estrechamente y con gran atención.  

PUNTOS IMPORTANTES

· Profundizar en sentir la alternancia de las fases de máxima tensión y máxima relajación, en cada entrada. 

· Coordinar la respiración con las entradas. Hay que inhalar en la fase preparatoria y exhalar durante la ejecución de la entrada, así nos fatigaremos menos y podremos entrenar durante más tiempo.

· Ejecutar las entradas amplias y a la mayor velocidad, siempre cuidando de no perder precisión.

· Establecer un estrecho contacto pecho contra pecho, mediante un "latigazo" o golpe seco. 

· Uke tiene que estar erguido, con el abdomen (Hara) contraído y mantenerse derecho sin hacer fuerza en ninguna dirección.

· Uke debe mantener los brazos relajados y no debe doblarse por las caderas en ningún momento.

· Uke debe ayudar a Tori a establecer un correcto contacto corporal, reajustando su postura tras cada repetición.



sábado, 28 de agosto de 2010

SHIN - Código moral del Judo: la amistad

“Hace muchos, muchos años, en un poblado de Japón situado en un profundo valle entre montañas, vivía un sabio maestro de artes marciales junto a dos alumnos. Una mañana, cuando el sol, como una enorme bola roja, se asomaba a dar a todos los buenos días por el horizonte, uno de sus dos alumnos, se presentó ante el maestro con un enorme ataque de ira.

-¿Qué te ocurre? Descarga en mí lo que perturba tu espíritu- le dijo pausadamente el maestro. -Verás, Sensei. Mi compañero de entrenamiento, mi mejor amigo, con quien comparto los secretos más íntimos, me ha ofendido gravemente y no me queda otro remedio que darle muerte en combate para que mi alma encuentre sosiego.

-Comprendo tu ira, pero antes de acabar con su vida, ve y practica tus ejercicios una y otra vez debajo del anciano árbol de la vida. El joven alumno hizo caso a su maestro: fue al árbol, se situó debajo, y tardó más de una hora en realizar todos los ejercicios físicos. Cuando terminó su ira se había transformado en enfado, y le parecía excesiva la decisión de matar a su amigo; así que se fue a visitar al maestro de nuevo.

-Sensei- le dijo-, he estado reflexionando y, aunque la ofensa ha sido grave, pienso que nadie merece la muerte. En lugar de matarlo, creo que un buen escarmiento será suficiente. Ahora mismo me iré a buscarlo para darle una paliza y que así no se le ocurra jamás volver a ofenderme.

-Comprendo tu enfado, pero antes de levantar tu mano contra él, ve a practicar tus katas debajo del anciano árbol de la vida. El alumno, haciendo caso al maestro, se situó a la sombra del árbol y se puso a repetir los katas una y otra vez. Cuando acabó de ejercitarse y su cuerpo estaba empapado de sudor, su ira se había transformado en indulgencia, y se sentía incapaz de hacerle daño a su amigo, por muy grave que fuese su ofensa.

-Sabio maestro le dijo a su Sensei-, he tenido tiempo para reflexionar y he llegado a la conclusión de que la amistad es algo muy hermoso como para destruirlo por una nimiedad. Estoy convencido de que lo mejor es que vaya a buscar a mi amigo, le dé un abrazo y los dos olvidemos nuestras disputas.

-También yo sabía desde el principio que esta era la solución más sabia, pero tenía que dejar que fueras tú mismo el que la encontraras. Ahora que por fin la has hallado, id tu amigo y tú bajo el árbol de la vida a practicar. Así lo hicieron. Los dos amigos practicaron juntos a la sombra del anciano árbol y dicen que su amistad se vio tan reforzada que no hubo nada ni nadie que pudiera jamás destruirla.”
 

miércoles, 25 de agosto de 2010

GI - Harai-goshi: Barrido de la cadera

  El Tokui-waza (técnica especial) del maestro Kano era Hidari Uki-goshi. Cuando hacía Randori con sus principales alumnos conseguía proyectarles con facilidad con esta técnica.

  Los alumnos, estudiando la forma de defenderse y de evitar el Uki-goshi del maestro, encontraron, al fin, una defensa: al entrar con la cadera para realizar Uki-goshi, saltaban hacia adelante y así escapaban.

  Entonces el maestro Kano siguió estudiando, y encontró una forma para conseguir que no escaparan hacia adelante saltando; esta forma consistía en levantar la pierna y barrer la cadera del defensor en el momento del salto. Así nació Harai-goshi.

  Los alumnos siguieron estudiando para intentar defenderse de Uki-goshi y de Harai-goshi, y por fin vieron que al ser atacados con estas técnicas se podían defender echando el cuerpo hacia atrás empujando hacia adelante con las caderas. Pero el maestro Kano, gracias a su gran inteligencia y perseverancia, superó esta defensa bajando aún más la cadera en el momento en que se resiste, con lo que cargaba el abdomen del oponente sobre la parte trasera de la cadera. Así nació Tsuri-komi-goshi.

  Históricamente es interesante constatar cómo, de los entrenamientos del maestro Kano, se fueron derivando estas tres técnicas (Uki-goshi, Harai-goshi y Tsuri-komi-goshi), que en Nage-no-kata ocupan el mismo orden de su aparición y forman el segundo grupo de este Kata.

PUNTOS A CONSIDERAR

· Los cuerpos de ambos deben estar bien contactados, pero Tori no debe meter excesivamente la cadera.

· Es muy importante la acción de muelle de la pierna de apoyo, que ayuda a elevar el cuerpo de Uke y a barrer la pierna de éste.

· En Tsukuri (colocación) el cuerpo de Tori no debe estar inclinado sino vertical; por el contrario, Uke debe llevar la inclinación que se le da al desequilibrio.

· La pierna debe estar completamente extendida al barrer.




sábado, 21 de agosto de 2010

TAI - Alimentación: el gazpacho

  Con la llegada del verano somos muchos los que nos apetece un gazpacho bien fresco después de un buen entrenamiento de Judo. El gazpacho es un alimento que está inmerso dentro de la cultura de la dieta mediterránea al contener ingredientes como: tomate, cebolla, aceite de oliva y pan
 
  El gazpacho es fuente de vitaminas, fibra vegetal, ácidos grasos poliinsaturados, sales minerales y glúcidos. Ideal para los deportistas, convalecientes de enfermedades e incluso sujetos a dietas de adelgazamiento, modificando los ingredientes convenientemente.
 
  También cumple una importante labor de hidratación al estar compuesto en su mayor parte por agua. A continuación podéis ver cómo preparar un buen gazpacho, con el que nos aseguraremos un buen aporte de minerales y vitaminas, además de ayudar a rehidratarnos tras un duro entrenamiento de verano.
 

miércoles, 18 de agosto de 2010

SHIN - Código moral del Judo: el autocontrol

EL SAMURAI Y EL PESCADOR
Richard Kim
   Durante la ocupación Satsuma de Okinawa, un Samurai que le había prestado dinero a un pescador, hizo un viaje para cobrarlo a la provincia Itoman, donde vivía el pescador.

  No siéndole posible
pagar, el pobre pescador huyó y trató de esconderse del Samurai, que era famoso por su mal genio. El Samurai fue a su hogar y al no encontrarlo ahí, lo buscó por todo el pueblo. A medida que se daba cuenta de que se estaba escondiendo se iba enfureciendo.

  Finalmente,
al atardecer, lo encontró bajo un barranco que lo protegía de la vista. En su enojo, desenvainó su espada y le gritó: ¿"Qué tienes que decirme"?. El pescador replicó, "Antes de que me mate, me gustaría decir algo. Humildemente le pido esa posibilidad." El Samurai dijo, "Ingrato! Te presto dinero cuando lo necesitas y te doy un año para pagarme y me retribuyes de esta manera. Habla antes de que cambie de parecer." "Lo siento", dijo el pescador".

  Lo que quería decir era esto: Acabo
de comenzar el aprendizaje de las artes marciales y la primera cosa que he aprendido es el precepto: “Si alzas tu mano, restringe tu temperamento; si tu temperamento se alza, restringe tu mano."

  El Samurai quedó anonadado al escuchar esto de los labios de un simple pescador. Envainó su espada y dijo: "Bueno, tienes razón. Pero acuérdate de esto, volveré en un año a partir de hoy, y será mejor que tengas el dinero." Y se fue. Había anochecido cuando el Samurai llegó a su casa y, como era costumbre, estaba a punto de anunciar su regreso, cuando se vio sorprendido por un haz de luz que provenía de su habitación, a través de la puerta entreabierta.

   Agudizó su vista y pudo ver a su esposa tendida durmiendo y el contorno impreciso de alguien que dormía a su lado. Muy sorprendido y explotando de ira se dio cuenta de que era un Samurai. Sacó su espada y sigilo- samente se acercó a la puerta de la habitación. Levantó su espada preparándose para atacar a través de la puerta, cuando se acordó de las palabras del pescador: "Si tu mano se alza, restringe tu temperamento; si tu temperamento se alza restringe tu mano."

   Volvió a la entrada y dijo en voz alta. "He vuelto". Su esposa se levantó, abriendo la puerta salió junto con la madre del Samurai para saludarlo. La madre vestida con ropas de él se había puesto ropas de Samurai para ahuyentar intrusos durante su ausencia.

   El año pasó rápidamente y el día del cobro llegó. El Samurai hizo nuevamente el largo viaje. El pescador lo estaba esperando. Apenas vio al Samurai, este salió corriendo y le dijo: "He tenido un buen año. Aquí está lo que le debo y además los intereses. No sé cómo darle las gracias".

   El Samurai puso su mano sobre el hombro del pescador y dijo:
"Quédate con tu dinero. No me debes nada, soy yo el endeudado."

lunes, 16 de agosto de 2010

GI - Atemi-waza: mae-geri (patada directa frontal)

  Mae-geri significa patada frontal directa y es una técnica de atemi que aparece en la Kime-no-kata (Ke-age) y en la kodokan goshin-jutsu (ataques a distancia).

   Constituye un ataque directo con la pierna, en el que actúan fundamentalmente las articulaciones del tobillo, la rodilla y la cadera.

   Los objetivos de esta técnica son los testículos (tsurigane), la sínfisis púbica (myojo), el plexo solar (suigetsu) y la rodilla (shitsu). El momento oportuno de aplicar esta técnica es ante un agarre o como contraataque a una patada.


PUNTOS A CONSIDERAR

·
El primer concepto a tener en cuenta al realizar esta técnica es el de plegar el talón sobre la cara interna del muslo, con el fin de conseguir que la planta del pie, al proyectarse al frente, pase por encima de la rodilla del pie de apoyo; así, al desplazar la cadera hacia adelante, conservamos la rodilla doblada y el recorrido del pie al extender esta es mayor, aumentando la inercia del movimiento, y con ella la fuerza del ataque.

·
debemos desplazar la cadera al frente, dentro de la base del pie de apoyo, extender la rodilla y el tobillo, todo lo cual determinará la profundidad del movimiento. Hay que doblar los dedos hacia arriba para impactar con la base de ellos (sekito) y recoger la pierna rápidamente después del ataque.

·
La dirección del mae-geri es frontal y centrada con el eje del cuerpo, por lo que debemos evitar sacar la rodilla de ataque fuera de él; por el contrario, ésta debe pasar en su recorrido rozando a la del pie de apoyo.


miércoles, 11 de agosto de 2010

TAI - Yoga: el saludo al sol


  El saludo al sol es el mejor ejercicio para mantener el cuerpo saludable, flexible y fuerte, ejercita todos los músculos y le da flexibilidad a la columna vertebral.

  Realizado al inicio de la clase de Judo prepara el cuerpo y la mente para el resto de la sesión dejando una sensación de bienestar y calma en la mente que ayuda a mantener una actitud positiva y enérgica.

  Por lo tanto el saludo al sol, es una práctica que no solo fomenta la salud del cuerpo, sino que equilibra la mente y favorece la concentración. Los doce movimientos del saludo al sol, forman una secuencia armoniosa de estiramientos hacia adelante y hacia atrás, que otorgándole flexibilidad a la columna y a los músculos del cuerpo desarrollan la salud y la vitalidad.

  Como ejercicio el saludo al sol combina los estiramientos estáticos de las posturas con la respiración, junto con el ejercicio dinámico necesario para mantener el corazón y los músculos en buenas condiciones. Esta secuencia está considerada como una excelente preparación para comenzar cualquier sesión de entrenamiento, puesto que calienta y flexibiliza a todo el cuerpo.



viernes, 6 de agosto de 2010

SHIN - Código moral del Judo: la humildad


  Un joven alumno caminaba junto a su maestro cuando éste último se detuvo en una curva y después de un pequeño silencio le preguntó al niño: Además del cantar de los pájaros, ¿escuchas alguna cosa más? El niño agudizó sus oídos y algunos segundos después respondió: Estoy escuchando el ruido de una carreta maestro.

  Eso es -dijo el maestro-. Es una carreta vacía. Entonces preguntó el alumno: ¿Maestro, cómo sabe que es una carreta vacía, si aún no la ha visto? Entonces el maestro respondió: Es muy fácil saber cuándo una carreta está vacía, por el ruido. Cuanto más vacía va la carreta, mayor es el ruido que hace.

  Pasados los años el niño se convirtió en maestro, y entonces, cada vez que veía a una persona hablando demasiado, interrumpiendo la conversación de otros, siendo inoportuna o violenta, presumiendo de lo que tenía, mostrándose prepotente y haciendo de menos a la gente, le parecía oír la voz de su maestro diciendo: "Cuanto más vacía va la carreta, mayor es el ruido que hace".

"La humildad consiste en callar nuestras virtudes y permitirle a los demás descubrirlas. Nadie está mas vacío que aquel que está lleno de sí mismo".

"La espiga de trigo, cuando ya está madura inclina su cabeza"

miércoles, 4 de agosto de 2010

GI - Okuri-ashi-harai (barrido deslizante de los pies)

  Okuri-ashi-harai/barai significa barrido del pie enviándolo hacia el otro y es la 5 ª técnica del segundo grupo del Gokyo, estando clasificada como técnica de pierna (Ashi-waza) por el Kodokan.

  Para ejecutarla Tori, durante el desplazamiento de Uke, barre ambos pies; siempre siguiendo la dirección del desplazamiento de éste. Esta técnica consiste en enviar un pie de Uke contra el otro haciendo que el impacto se lleve por delante el pie más lejano y así poder barrer las dos pierna de una sola vez.

PUNTOS A CONSIDERAR

· Tori ha de coordinar la acción de sus manos; el agarre de manga (hikite) describe una elipse de abajo-arriba y el agarre de solapa (tsurite) refuerza esta acción.

· En esta técnica se trata de barrer ambos pies juntos hacia la dirección del desplazamiento de Uke, enviando y haciendo impactar el pie derecho o izquierdo de Uke contra su otro pie.

· Si en el momento de barrer el pie que barremos se cruza por delante del otro, la técnica será de-ashi-harai, ya que esta técnica puede hacerse también cuando Uke despega el pie del suelo y se desplaza atrás o atrás en diagonal.





domingo, 1 de agosto de 2010

TAI - Alimentación: los dátiles

La baza escondida del Judoka

  Una de las frutas secas que ofrece mayor nivel nutritivo y energético es el dátil. Además de ser un fruto que podemos comprar durante todo el año, si practicamos Judo o desgastamos mucha energía, deberíamos incluirlo en nuestra dieta.

  Los dátiles
son ricos en azúcares y minerales, una buena fuente de fibra soluble que ayuda a combatir el estreñimiento y posee fitonutrientes con efectos antioxidantes. 100 gramos de dátiles nos aportan unas 270 calorías, de ellas, el 75% son carbohidratos, azúcares simples que nos proporcionan un rápido aporte energético. 

  Sus grasas, que son sólo 0,5 gramos por cada 100, son saludables, omega-3, omega-6 y ácido oleico. Su valor nutritivo se ve aumentado por su desecación y además de ser un reconstituyente físico, se considera un aliado para los esfuerzos intelectuales. Los beneficios de su consumo se extienden a algunos pro- blemas de salud, como la falta de apetito, las afecciones estomacales e incluso, bien maduros y cocidos con leche, suavizan las vías respiratorias por la presencia de sustancias mucilaginosas. Los dátiles también contienen magnesio, triptófano y vitamina B5 que ayudan a conciliar el sueño y a recuperarse mejor de los entrenamientos. 

  Por los azúcares que poseen, los dátiles están contraindicados en caso de diabetes, obesidad o trastornos gástricos como la acidez, también en personas sensibles a padecer migraña, ya que contiene tiramina, una sustancia vasodilatadora.
 
  Hay que procurar adquirir los dátiles naturales, sin azúcares añadidos, que tengan un color uniforme y un aspecto llamativo. En su conservación hay que procurar que no se deshidraten más, por lo que conviene protegerlos del aire y del sol, guardándolos en un bote hermético en un lugar fresco y seco.