sábado, 27 de octubre de 2012

TAI - Alimentación: la paleodieta

   El tipo de alimentación que proponen las llamadas "Dietas del Origen" se centra en comer lo que se comía en la Edad de Piedra. Sus defensores aducen que nuestros cuerpos están diseñados para aquella época. La justificación que exponen quienes respaldan estas propuestas es que en los 10.000 años que han transcurrido desde la invención de la agricultura, la selección natural no ha tenido casi tiempo para producir las adaptaciones genéticas óptimas a partir del cambio que se produjo en la dieta humana.

   La premisa que marca las directrices de estas dietas es la misma: volver a nuestros orígenes y comer las plantas silvestres y las carnes y pescados, alimentos que habitualmente se consumían durante el paleolítico. Un periodo de tiempo que duró aproximadamente 2,5 millones de años y que terminó hace unos 10.000 años con el desarrollo de la agricultura.
 
Propuesta dietética
 
   El primero en popularizar la "Paleodieta" fue el gastroenterólogo Walter L. Voegtlin, tras el cual, diversos investigadores de las más prestigiosas universidades y centros de investigación han seguido aportando razones científicas que defienden esta propuesta dietética. Según sus teorías, "una alimentación basada en carne, pescado, verduras, frutas y frutos secos, previene las enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer, además de tener un efecto beneficioso sobre la obesidad, problemas digestivos, problemas óseos, entre otros".
 
La dieta paleolítica no contempla alimentos como la sal, el azúcar o los aceites refinados
 
   Los cereales y las legumbres (como productos agrícolas), los productos lácteos, la sal, el azúcar y los aceites refinados están completamente excluidos de este diseño dietético. El Neolítico trajo consigo un cambio profundo de los hábitos alimentarios que nos ha llevado, miles de años después, a desarrollar enfermedades causantes de muerte y que empeoran la calidad de nuestras vidas.
 
   Según S. Boyd Eaton de la Emory University, "la nutrición paleolítica tiene sus raíces en la biología y la medicina evolucionistas, que muestran como incompatibles la forma de vida que llevamos en esta Era Espacial con nuestros genes de la edad de piedra". La medicina evolucionista considera que muchas de las enfermedades que nos afligen son consecuencia de la incompatibilidad entre el diseño evolutivo de nuestro organismo, que se ha ido moldeando a lo largo de millones de años y las condiciones a las que hoy lo sometemos.
 
Paleo-nutrición
 
   Según los autores, los cambios más sustanciales entre la llamada Dieta Paleolítica y el tipo de alimentación actual han afectado de manera sustancial a determinadas características nutricionales, como la carga glicémica, la composición de ácidos grasos, la composición de macronutrientes (hidratos de carbono, proteínas y grasas), la densidad de micronutrientes (vitaminas, sales minerales y fibra), el contenido en fibra, la relación sodio-potasio y el equilibrio ácido-base. Todos estos cambios influyen en cierta medida en el desarrollo de muchas de las enfermedades actuales.
 
   De acuerdo con Loren Cordain, profesor en el Department of Health and Exercise Science, Colorado State University, "existen características nutricionales básicas en las formas de alimentación ancestrales que todavía están vivas en sociedades de cazadores recolectores actuales, como los esquimales de Groenlandia, Canadá, Alaska y una zona de Liberia, que no sufren las enfermedades que aquejan al mundo occidental".
 
Calidad nutricional

  La Dieta Paleolítica está basada en las proteínas, que aportan entre el 19 y el 35% del total de la energía diaria, frente al 15-18% de la dieta mediterránea. Los carbohidratos también están restringidos a un 22-40% de la energía diaria en comparación con la dieta mediterránea (50-55%), lo que ayudaría, según sus autores, a prevenir de una forma más efectiva la obesidad, la diabetes tipo 2 y disminuiría el riesgo de enfermedad cardiovascular.
 
  El perfil de ácidos grasos muestra un nivel alto de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, relegando las saturadas a un 10-15% del total de la energía diaria. El cociente entre omega 6 y omega 3 también es bajo y, además, no existen las grasas trans añadidas, con lo que todo apunta a una alimentación cardiosaludable. La densidad de vitaminas, minerales y fibra de los vegetales y frutas silvestres; las proteínas de calidad y el mejor perfil graso de las carnes procedentes de animales que comen pastos y de pescados que viven en estado salvaje harían que esta dieta fuera de más calidad nutricional que la que se sigue en los países industrializados, rica en cereales refinados, lácteos y carnes de animales cebados en granjas.
 
   La sal y los aditivos brillan por su ausencia, por lo que la ingesta de sodio es mucho menor. Debido a que los vegetales y las frutas son ricas en potasio, la cantidad diaria aportada de este mineral es casi tres veces mayor que la de una dieta típica occidental, lo que revierte en una mejora y prevención de la hipertensión arterial, y por ende, de trastornos vasculares.

Fuente: www.consumer.es


sábado, 20 de octubre de 2012

SHIN - El cinturón negro

  En el momento de entregar el cinturón negro un maestro de Judo le hace la última pregunta antes de su graduación al discípulo. El espera de rodillas, en Seiza, pensando en las horas y días de entrenamiento que le ha llevado lograr este premio…“¿Cuál es el verdadero significado del cinturón negro?. El final del camino, una bien merecida recompensa al trabajo que he realizado”. El maestro lo mira, y le responde: “Aún no eres merecedor de este cinturón, vuelve el año que viene”.
 
  Al año siguiente, se arrodilla frente a su maestro y recibe la misma pregunta: “¿Cuál es el verdadero significado del cinturón negro?, “Es un símbolo de distinción y de la más alta realización de nuestra arte, dice el discípulo”, “Todavía no estás preparado para el cinturón negro, vuelve el año que viene”, le responde el maestro con una voz muy adusta.

  Al tercer año, el discípulo, sentado frente a su maestro, espera la pregunta, y responde con un tono más pausado y más sensible: “El cinturón negro representa el principio, el comienzo de un viaje interminable de disciplina, trabajo y búsqueda de perfección cada vez más altas”. El maestro con una leve sonrisa dibujada, como si con ella le acariciase la cabeza, le responde: “Ahora si estás preparado, toma tu cinturón negro y comienza tu trabajo”.

 

viernes, 12 de octubre de 2012

GI - Nage-no-kata: formas de proyección

 También denominada como kata de las proyecciones o de los lanzamientos. Nos orienta, como método básico, sobre las técnicas que se pueden aplicar en un Randori. Con su práctica podremos corregir defectos adquiridos en el Randori o Shiai, así como llegar a comprender y a experimentar las distintas proyecciones de que está compuesta, mediante los principios básicos de kuzushi, tsukuri i kake.

  Al principio de la fundación de Kodokan, se enseñaban las Katas de la Escuela Tenshin Shinyo y las de la Escuela Kito y se otorgaba el diploma de estas dos escuelas. 

  Para el Kodokan, mantener las enseñanzas de estas dos escuelas al mismo tiempo, junto con el Randori como eje principal, era poco interesante. Por esta razón, el maestro Kano, creó una Nage-no-Kata nueva. Al principio (alrededor de 1.884), creó 10 técnicas y posteriormente llegaron a ser 15. Eligió las tres técnicas más representativas de Te-waza, Koshi-waza, Ashi-waza, Ma-sutemi-waza y Yoko-sutemi-waza, para ayudar a comprender y dominar el principio de las técnicas de proyección (Nage-waza).

  En 1.906, a petición de la "Dai Nippon Butokukai" (Asociación para la Virtud Guerrera del Gran Japón), el maestro Kano se hizo cargo como presidente de la comisión, junto con 17 miembros más y fueron aprobadas 15 técnicas que ya existían en el Kodokan desde hacía tiempo. Cada técnica se ejecuta a ambos lados: Migi-waza y Hidari-waza, quedando totalmente establecida en 1.885 (años 17 y 18 de la Era Meiji).
 
 La Nage-no-kata está compuesta por 15 técnicas ejecutadas tanto por la derecha como por la izquierda y estructuradas en cinco grupos que son:

TE-WAZA
1. - Uki-otoshi
2. - Seoi-nage
3. - Kata-guruma

KOSHI-WAZA
1. - Uki-goshi
2. - Harai-goshi
3. - Tsurikomi-goshi

ASHI-WAZA
1. - Okuri-ashi-harai
2. - Sasae-tsurikomi-ashi
3. - Uchi-mata

MA SUTEMI-WAZA
1. - Tomoe-nage
2. - Ura-nage
3. - Sumi-gaeshi

YOKO SUTEMI-WAZA
1. - Yoko-gake
2. - Yoko-guruma
3. - Uki-waza

PUNTOS IMPORTANTES

  Tras cada proyección, Uke deberá levantarse siempre hacia el eje de la kata, sin tener importancia el hecho de que así se dé la espalda al Shomen. Para ello, primero desde la posición de tumbado, pasa a sentarse (con las piernas estiradas) y dobla la rodilla que le facilita levantarse hacia el eje de la kata. Sin embargo, en los Sutemis en los que Uke cae quedando de pie (Sumi-gaeshi, Tomoe-nage etc.), se girará hacia el Shomen. De la misma manera, cada vez que se vaya a iniciar un nuevo grupo, tanto Tori como Uke se girarán de cara al Shomen.

  Al levantarse, tanto Tori como Uke no deben apoyar las manos sobre el Tatami. Sin embargo, pueden ayudarse poniendo las manos sobre sus rodillas. Los desplazamientos de Nage-no-kata se realizarán siempre en Suri-ashi (y en los movimientos en los que Uke empuja a Tori: Uki-otoshi, Kata-guruma, etc. se hacen en Tsugi-ashi). Tanto para la apertura de la kata como al iniciar cada grupo, siempre debe avanzarse primero con el pie izquierdo.


 

sábado, 6 de octubre de 2012

TAI - Kuatsu: técnicas de reanimación

  El término Kappo o Kuatsu (método de resucitación) se refiere a las técnicas utilizadas para resucitar a un combatiente que pierde la conciencia debido a un estrangulamiento, una mala caída o un Atemi a la garganta o al plexo solar por ejemplo. La resucitación artificial se realiza para inducir sobre el pecho, el estómago o sobre la espalda con el fin de restaurar la respiración normal.
 
  Además del Sasoi-katsu (método inductivo), que se utiliza para abrir el pecho, también existen el Eri-katsu (método de solapa), el So-katsu (método compuesto) y el Kogan-katsu (método de los testículos). El Judo tradicional consiste tanto en Sappo (métodos para matar) como en Kappo (métodos de reanimación). Los buenos practicantes de Judo son expertos en ambos métodos, conocidos tradicionalmente con el nombre de Sakkapo.

Eri-katsu o método de las solapas

  En éste método el socorrista tiene que estar arrodillado al lado del afectado y sujetando su solapa, tras el cuello, tiene que mantenerlo sentado y un poco reclinado hacia atrás. El socorrista pone la palma de la mano con los cuatro dedos juntos, en la región abdominal superior cerca del ombligo, haciendo presión hacia arriba en dirección al plexo solar o a la boca del estómago para levantar de esta forma el diafragma y la pared del tórax disminuyendo así la cavidad torácica, haciendo expulsar el aire e imitando la espiración. Simultáneamente inclina el cuerpo del afectado hacia adelante, tirando de la solapa, como complemento de la acción anterior. Después afloja la presión permitiendo el retorno a la posición original aumentando así la cavidad torácica, permitiendo la entrada de aire e imitando la inspiración.

Sasoi-katsu o método inductivo

  En este método el que aplica los primeros auxilios esta en pie detrás del afectado que se encuentra sentado con las piernas semicruzadas y en equilibrio sobre la pierna derecha del socorrista, que se encuentra doblada con la rodilla contra la columna vertebral y el talón levantado. El socorrista sujeta los brazos y tira después para arriba y atrás, como queriendo abrir la cavidad torácica y torciendo la parte superior del cuerpo del afectado para atrás mientras controla firmemente con su rodilla en la espalda. 

  De esta forma, elevando las costillas y dando el máximo volumen a la capacidad torácica se hace entrar el aire imitando la inspiración. Cuando se ha llegado al punto máximo de extensión se afloja gradualmente la tensión para que el cuerpo del paciente vuelva a la posición original y expulse de esta forma el aire, imitando la espiración. Hay que repetir este proceso hasta que la respiración se haya normalizado.

 So-katsu o método integral 

1 ª forma: 

  El afectado está boca arriba. El socorrista se arrodilla teniendo al sujeto entre sus piernas pero sin sentarse encima de él, poniendo las manos sobre el ombligo con los dedos extendidos en dirección hacia arriba sobre la parte inferior del toráx, hace presión contra éste hacia arriba para forzar la salida natural del aire. Después afloja la presión para permitir la entrada natural del aire. Se repite este proceso hasta que la respiración se normalice.

2 ª forma: 

  En el segundo método de So-katsu la víctima está puesta boca abajo. En este caso se opera igual que en el método descrito anteriormente, con la diferencia que las manos se ponen sobre la cintura o sobre los riñones y se actúa igual que en el primer método. Este segundo método se llama a veces Jinzo-katsu o método de los riñones.